Guía para apostar al Blackjack en 10 pasos

El Black Jack es uno de los juegos más tradicionales de casino con una mecánica muy sencilla para poder comenzar a apostar con apenas unas nociones básicas.

Sin embargo, una cosa es conocer las reglas más básicas y otra muy distinta querer a aventurarte en estrategias que sí requieren un mayor tiempo de conocimiento y preparación.

Aquí vas a encontrar un puñado de consejos que te van a ayudar si eres principiante o si quieres aumentar tus probabilidades de éxito sabiendo que en este juego o gana la banca o gana el apostador. En esta “lucha contra la banca” vas a conocer técnicas que, al menos, te ayudarán a comprender cómo matemáticamente puedes reducir el porcentaje de casos en los que gana la banca.

Guía para apostar Blackjack

Primeros pasos en el Black Jack

El punto del que partimos es que el crupier va a repartir una carta descubierta y otra tapada de tal manera que solo tú la vas a poder ver y decidir a continuación entre dos opciones: plantarte o seguir jugando.

En función de la carta del crupier y, sabiendo que la banca debe jugar obligatoriamente hasta alcanzar o superar los 17 puntos, la ronda de cada juego termina de tal manera que el que más se aproxime a 21 (sin pasarse), vence.

Esto hace que se abra un amplio abanico de estrategias en donde vas a tener que decidir si tomar una carta extra o plantarte antes de arriesgarte y pasarte de los 21 puntos.

En cualquier caso, lo que está claro es que reducir el componente de azar y conocer exactamente las probabilidades de éxito o fracaso en cada mano te ayudará a conseguir mejores resultados en el largo plazo. Veamos ya ejemplos concretos que te pueden ayudar cuando afrontes una partida de Blackjack.


10 consejos para apostar al Blackjack

Presta atención a estos trucos y consejos para que juegues con responsabilidad y sepas cómo reducir el margen de beneficio de la banca.

✍️ Con estos 10 consejos para jugar al Black Jack nadie te va a garantizar ganar, pero sí tendrás más información para saber cómo hacerlo.

Elige una mesa adaptada a tu bankroll

Si tienes 50€ para jugar al Blackjack, deberías elegir una mesa con apuesta de 2.50€ por jugada como máximo. Es decir, un 5% del total disponible para jugar.

Esto es importante para poder superar rachas largas de fallos y seguir teniendo fondos disponibles para que la experiencia de juego sea más gratificante. Así pues, esa medida aproximada del 5% de tu banca total por apuesta deberías tenerla en cuenta para no jugar en mesas con límites por encima de tus posibilidades.


Aprende a diferenciar entre cartas duras y blandas, fuertes o débiles

Hablamos de cartas blandas si te ha tocado un as. El as puede tomar el valor de uno o de once, lo que más te beneficie. Esa mano te va a dar más posibilidades de juego y tus probabilidades aumentarán.

Asimismo, jugar con cartas fuertes es una ventaja. Estas son el 7, 8, 9, 10 o figura. Por el contrario, las cartas débiles son las comprendidas entre el 2 y el 6, lo cual te pondrá en peor situación ante la banca.


Plántate con 17 puntos o más

Si has logrado 17 puntos, es una imprudencia pedir carta esperando que te salga un as, dos, tres o cuatro. Las probabilidades de éxito son remotas y vale más esperar a que la banca exceda del 21.


No utilices el seguro

El seguro es una modalidad que te va a permitir la devolución de la apuesta en caso de que la banca obtenga un Blackjack. Esto no significa que el seguro sea perjudicial, pero estadísticamente es una herramienta más propicia para el black jack presencial en donde apostantes profesionales emplean la técnica del conteo de cartas, algo no aplicable en el Blackjack online.


¿Cuándo estadísticamente conviene pedir carta en Black Jack?

Si ves que la banca tiene un 8, 9, 10 o una figura y tu jugada es menor de 17, entonces las matemáticas dicen que hay más probabilidad de éxito si te arriesgas a pedir carta en esa situación.

Ten en cuenta que estamos hablando de una posición de clara desventaja, pero plantarte en esa tesitura te va a dar menos probabilidades de ganar a la banca.


¿Cuándo se recomienda plantarse en el Blackjack?

Contrario al punto anterior, la mejor jugada para tus intereses es que la banca tenga un 4, 5 o 6. En ese caso, siempre que tengas más de 11 puntos, te va a convenir plantarte. Arriesgarte con 12 o más puntos puede hacer que toque un 10 o figura, lo cual provocaría que excedieses los 21 puntos.


¿Cuándo conviene dividir las cartas en blackjack?

Cuestión de estadística, cada vez que tengas dos ochos o dos ases, es momento de pensar en dividir tus cartas. Esto hará que puedas obtener una carta extra con la que acumules una buena jugada y tengas más probabilidades de superar a la banca.

Importante que pienses en dividir tus cartas si la banca tiene una jugada igual o inferior a la tuya, nunca superior (es decir, si tú tienes dos ochos y ves que la banca tiene un 9 o una figura, las probabilidades en esa jugada están más cerca de la banca que de ti).


¿Cuándo no es aconsejable dividir las cartas en el Black Jack?

Como decíamos anteriormente, es importante no dividirse si ves que la jugada de la banca es mejor que la tuya. En cualquier caso, lo que no debes hacer nunca es dividir una pareja de dieces o figuras, ya que un 20 es una grandísima jugada y si te supera la banca en esa situación, es pura mala suerte.


Dobla tu apuesta si tienes un 11

Las cartas con más posibilidades de salir son las figuras y los dieces. 16 cartas sobre el total de 52 son figuras o dieces, con lo cual una postura inteligente es doblarse si tienes un 9, 10 o, sobre todo, un 11.

Esta estrategia es más exitosa si la banca tiene una carta débil, ya que a igualdad de fortaleza en la mano inicial también estás expuesto a que la banca consiga una jugada ganadora.


Antes que pasarte tú, trata de que se pase la banca

Existe un 8% de probabilidad de que se pasen en la misma jugada tanto la banca como tú. Esto quiere decir que, ante situaciones de riesgo, conviene reducir esta probabilidad y no tomar una carta extra cuando existe la posibilidad de que sea la banca la que se pase de 21.

Hay veces que pensamos que tener un 12 o un 13 es una mala jugada, pero arriesgarse a pedir carta y obtener una figura o un diez daría al traste con tu estrategia y pondrías la victoria en manos de la banca.